El efecto Google en nuestras búsquedas diarias

La posibilidad de buscar en internet un dato que necesitamos es maravillosa pero ¿en qué medida debilita el ejercicio de nuestra memoria?. Un experimento liderado por Betsy Sparrow de la Universidad de Columbia y publicado en Science pretende demostrar que la confianza en poder encontrar un dato relaja el esfuerzo para recordarlo. Según los investigadores, se detectó más esfuerzo en recordar dónde se podía encontrar un dato que en recordar el dato en sí. La existencia de buscadores como Google, que permiten buscar todo tipo de datos, influiría, pues, en los hábitos de la memoria.

Este mecanismo mental no es nuevo de la era digital. En 1985, el psicólogo David Wegner propuso el concepto de “memoria transactiva” que se demuestra en un grupo de trabajo donde un experto en una materia se despreocupa de retener otro tipo de conocimientos que sabe posee otro miembro del equipo. Inconscientemente hacemos menos esfuerzos para recordar una información que sabemos donde consultar.

Los sistemas de Google “quizás quiso decir” y las correcciones automáticas nos facilitan las búsquedas. La mayoría de los nuevos navegadores aceptan las URL sin necesidad de escribir las WWW. Ya no digamos del clásico http:// que pocos saben ya si los dos puntos van delante de las barras o después.

Buscando H2a en Google con Firefox

Share



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *